El Yin y el Yang

  • el yin y el yang

EL YIN Y EL YANG

En la antigua china, correspondencia y alternancia se hallaban constantemente presentes en la meditación, llegándose a inspirar este famoso principio del yin-yang.

LA ANTÍTESIS DEL YIN Y DEL YANG

Yang, lo blanco, lo descendente, lo masculino, la acción, lo firme, lo positivo, lo fuerte, la luz, lo que se eleva, el cielo, etc. Y el yin, lo negro, lo ascendente, lo femenino, lo débil, la oscuridad, lo que cae, la tierra, etc.

En un principio, yin-yang eran dos términos del lenguaje popular que designaba al cielo lluvioso y cubierto, y al tiempo frío como yin y al brillar del sol y al calor como yang. Así, una montaña soleada el yin correspondía a la vertiente umbría y el yang a la soleada.

Los campesinos adoptaron esta dualidad a los fenómenos de la vida, en la experiencia del ritmo de las estaciones. La antístesis del yin y del yang reflejaba la del invierno y la del verano, de la vida dentro de casa, dominio de las mujeres y de la intimidad, y de la vida en los campos en el desarrollo del trabajo viril bajo el sol.

AMBOS POLARES DIFERENTES PERO NECESARIOS

El yin y el yang forman un equilibrio entre ambos ya que no puede existir uno sin el otro.

El yin y el yang actúan en oposición en el espacio, relevándose en el tiempo. 

Estos principios sexuados, enfrentados, alternativos, son la sustancia misma del Todo, cuya Orden expresan.

El yin es el principio femenino receptivo, nocturno; el yang es el principio masculino, creador, luminoso, pero ambos polares, diferentes, pero necesarios.

“ Estos principios sexuados, enfrentados, alternativos, son la sustancia misma del Todo, cuya Orden expresan . Así se representaban ellos a la Naturaleza. Siendo así que la representación que podía formularse del mundo natural era, desde un principio, solidaria de la que se habían formado del mundo humano; la estructura de la sociedad había de ser el modelo según el cual cabía imaginar la estructura general del mundo. Ahora bien, dentro de la sociedad campesina, la división por sexos era la división esencial, sensible en todo tiempo dentro de la unidad elemental, la familia, en la que maridos y mujeres son nombres diferentes, de esencia diferente: he aquí porque el yin y el yang actúan en oposición en el espacio, relevándose en el tiempo. La unidad de la sociedad sólo se sentía profundamente en el momento de las fiestas estacionales en los tiempos fuertes del ritmo de la vida campesina: cuando el trabajo masculino iba a suceder al trabajo femenino o inversamente, hombres y mujeres se reunían en el Lugar Santo, y después de haberse colocado en hileras enfrentadas unas a otras, y de haber cantado alternativamente, se unían con un profundo sentimiento de concordia y de inmensas esperanzas de fecundidad. Igualmente el yin y el yang se dan cita en primavera y en otoño; entonces se enfrentan; según la estación, uno llama y el otro responde; después para fecundar el mundo y constituir su armonía se unen sexualmente; su unión espléndida se manifiesta en el Arco Iris”.

Estos dos polos de energía cósmica yang, lo blanco, lo descendente, lo masculino, la acción, lo firme, lo positivo, lo fuerte, la luz, lo que se eleva, el cielo, etc. Y el yin, lo negro, lo ascendente, lo femenino, lo débil, la oscuridad, lo que cae, la tierra, etc. forman un equilibrio entre ambos ya que no puede existir uno sin el otro.

 

Fragmento del libro:

“TAI CHI Equilibrio y Armonia para todas las edades”.

Autores Peter Yang y Jose Mª Prat

Peter Yang nace en Shan Ting, provincia de Shandong en el año 1921. A principios de la década de los 70 forma el “Instituto Español de Tai Chi”, precursor de la “Asociación Tai-Chi Zen Peter Yang”, y de la “Fundación Tai-Chi Zen Cristiano”..En 1978 publica en Barcelona el primer libro sobre Taijiquan en España: “Tai Chi, Equilibrio y Armonía para todas las edades”, con la colaboración de José Mª Prat. Murió el 9 de marzo de 2014.

https://es.wikipedia.org/wiki/Peter_Yang

 

Si quieres saber sobre nuestra escuela de Medicina Oriental y nuestra formación en MTC haz click aquí:

Inicio