Introducción a la Auriculoterapia

Empecemos por mencionar al Doctor Paul Nogier, Francés, quien en los años 50 dio a conocer al mundo esta invaluable técnica. Fue el, quien a partir de la investigación, dio paso a un procedimiento objetivo, reproducible y fiable, que demostró la existencia e importancia de los puntos auriculares.

Se descubrió que en el pabellón auricular está representado todo el organismo, con sus órganos y sus sistemas. Esto ayudó a identificar el origen de las enfermedades por desequilibrios energéticos. Se comprobó que la oreja está conectada y relacionada directamente por medio del sistema nervioso y canales energéticos con las diferentes partes del cuerpo.

La oreja se puede estimular con la mano, con agujas de acupuntura, semillas (bacaria, mostaza), imanes, agujas semipermanentes (chinchetas), e incluso laser. Para mantener los efectos se pueden dejar por un periodo de hasta 2 semanas ya sea las chinchetas o semillas, y se le enseña al paciente a hacer presión en ellas.

Las ventajas de la auriculoterapia incluyen su bajo costo, resultados rápidos, comodidad y especialmente los pocos efectos adversos que se producen, que son casi nulos. Se puede combinar con otras formas de terapia, como la acupuntura, dietética oriental, farmacopea, o tratamiento con ventosas.

Dentro de los beneficios están la reducción del apetito por disminución de la ansiedad, menor saciedad, mejora las funciones digestivas y metabólicas, hay mejor absorción de alimentos y potencia la evacuación.